fbpx

Legislación boliviana sobre medios es desconocida por periodistas

DSC_0009

La periodista e historiadora Guadalupe Cajías, fue la encargada de dirigir una conferencia a estudiantes de las carreras de Derecho y Comunicación Social de la Universidad Católica Boliviana (UCB) en Tarija. En la oportunidad, Cajías afirmó que la amplia legislatura sobre medios de comunicación y periodismo del país, es desconocida principalmente por los periodistas y que en oportunidad del día de la Libertad de Expresión es importante considerar además de los derechos los deberes de los periodistas.

Se trata de considerar los derechos, pero no olvidarse de los deberes que tiene el periodista en su práctica cotidiana en el trabajo con la información, sostuvo Cajías a tiempo de sostener que es importante que las  normas sean conocidas por los periodistas en el país y sobretodo aplicadas.

La conferencia de Lupe Cajías, desató mucho interés en conocer e interpretar el recorrido histórico de la lucha por la Libertad de expresión, así como el debate sobre la obligatoriedad o no que el periodista sea colegiado o profesional.

El recorrido de las normas internacionales como las convenciones internacionales donde Bolivia aparece como país adscrito compromete a velar por el ejercicio de la libertad de expresión.

La Convención Interamericana de los derechos Humanos, la Convención internacional de la Organización de Estados Americano, así como la de las Naciones Unidas son parte de la normativa internacional que se suma a la Declaración de Chapultepec como un precedente que se firmó en México e incluye numerosos articulados sobre el ejercicio de dicha libertad.

En el caso de Bolivia, Cajías hizo un recorrido desde la  Constitución Política del Estado de 1826, la Ley de Bautista Saavedra de 1925 que tienen diferentes elementos de una legislatura de avanzada incluyendo los fueros especiales para periodistas y militares, además de la protección. Sin embargo, Cajías también dijo que existe una excusa para no investigar ciertos casos del ejercicios del periodismo, facultados o protegidos en estas normativas.

Es destacable que existan numerosas normas como la Ley del anonimato, denominada “Ley Tamayo” de 1944 y otras como el Decreto Supremo que incorpora a la Radiodifusión a la Ley de Imprenta o el Decreto que recoge el Estatuto Orgánico del periodista boliviano.

Retos como la práctica de la ética en base a principio humanos, la autorregulación y el periodismo de calidad son temas pendientes que es necesario debatir en la actualidad, sugirió Cajías.